Interés General

El impacto de la PANDEMIA en los ADULTOS MAYORES

El 20 de marzo 2021, fue la punta de lanza del inicio de un escenario pandémico, conocido como el virus sars cov-2; el que interpeló e interpela a la humanidad; determinando en sí, un absoluto viraje en el cotidiano vivir. Dentro de aquel contexto, la Tercera Edad, es claramente una franja etaria de suma vulnerabilidad, por lo que abordarla enmarcada en este flagelo sanitario, requirió, escuchar sus voces, en primera persona. Soledad, virtualidad y otros menesteres que les atravesaron sus vidas.

Compartir Nota



Tomando en cuenta la grandilocuencia de la pandemia de covid, que nos interpela como humanidad, hay dentro de este escenario, una población de suma vulnerabilidad, amén de quienes padecen de comorbilidades; como lo son los adultos-mayores.

¿Cómo vienen vivenciando este flagelo, qué cambió en el cotidiano vivir de nuestros abuelos y abuelas?; oportunamente, Selva, una ciudadana entrerriana de 82 años de edad, nos dio su testimonio:

No sólo Selva, nos compartió sus vivencias, también lo hicieron Ana María, Lina y María Marta, con quienes transitamos in situ, sus relatos «en este tiempo pandémico».

Ana María…
Ana María Gamarra de 80 años es una abuela que vive sola y la pandemia la alejó de sus seres queridos. Nos comentó que dos de sus hijos viven en Estados Unidos y otra hija cerca de su casa, con quien tiene muy poco contacto; por lo que se siente muy sola; llevándola a sufrir de marcada depresión, con consecuencias físicas, como la caída del cabello.
Un presente aciago la embarga, así lo describió, “hace más de un año que no salgo a ningún lado, no tengo un buen celular, miro todo el día tele y al ver los informes de la cantidad de casos y fallecidos, me asusté y dudé en colocarme la vacuna; pero lo hice y ahora espero la segunda dosis de Sputnik”.

Lina…
Lina Cortés, de 68 años de edad, villense, transcurre sus días mirando televisión, sobre todo, gusta de la programación nocturna; si bien hizo hincapié en que es una fiel radioescucha. Destacó que no le cuesta comprender las nuevas medidas, en algunas cosas sí y en otras no; si bien hizo una crítica al gobierno, en cuanto a que considera que el mismo no posee el control de lo sanitario, vacunas y la falta de control del estado a la hora de vacunar a la gente de riesgo.
Con su familia se comunica por teléfono y la ayudan sus hijas y nietos, con quienes dijo, se siente muy acompañada.

María Marta…
María Marta de 68 años de edad, contó que se comunica diariamente a través de teléfono fijo con sus familiares, para estar en contacto con ellos. Su misma familia, ya sea nietos o hijos, les hacen los mandados necesarios, utilizando mucho también el delivery, para mantener el mayor cuidado posible.

“A veces no son específicos y confunden con palabras rebuscadas. Uno acude mucho a los medios para entender los dichos de los gobernantes y acatar lo que dicen. Ayudan muchos los medios de comunicación, brindando su vocabulario menos específico así los de nuestra edad los entendemos”, expresó.

Envejecimiento saludable

Así entonces, tomando como referencia los casos expuestos con antelación, además de otros conocidos, relatos mediante; pudimos deducir el adverso contexto que impera en esta franja etaria, por estos días “de coronavirus”.

Si bien el relato de nuestros entrevistados está atravesado por una vida cotidiana, enmarcada por reconocimiento intrafamiliar y con carencias cubiertas; claramente, dentro de esta franja etaria, hay miles de casos, que no gozan de tal presente.

También es válido rescatar que muchas familias, vieron afectados sus lazos con abuelas y abuelos, enfatizados los mismos, por la pavura que imperaba en los integrantes del seno familiar, que otrora se veían con cierta asiduidad; por miedo a contagiarlos, sin saber incluso si ellos estaban afectados por este flagelo; pero desde el comienzo, fue tan grande el desconocimiento, que lo único que imperaba e impera, es el temor.

Párrafo aparte, en este contexto, merece el protagonismo de la tecnología-virtualidad y todo lo que de ella deriva, el cual se ha convertido en una condición sine qua non, para subsistir el día a día e incluso, para movilizarse de ciudad a ciudad o sacar pertinentes permisos; incluso todo lo concerniente a la bancarización.

De hecho, recordemos como sociedad, aquella imagen que caló en la retina de los argentinos, cuando al inicio de la pandemia, muchos abuelos se agolparon a las entidades bancarias para poder cobrar su remuneración; dejando en evidencia la desorganización y carencia del sistema bancario.

Derivando aquello, en la renuncia al cargo, por parte del Director Ejecutivo de la Administración Nacional de Seguridad Social, Alejandro Vanoli.

Es válido también observar la permanente información que consumen, desde los canales de televisión capitalinos, que fundamentalmente se basan en estadísticas que incumben al Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) o bien, a la ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA); llevando a realizar, muchas veces, lecturas erróneas, de una realidad, que hace espejo, en la ciudad del interior, en que se vive.

En Villa Constitución se articula un Censo Gerontológico

Como corolario de las voces escuchadas, nos acercamos al municipio de Villa Constitución, lugar de residencia de dos de nuestros entrevistados, para informarnos, respecto del trabajo que se lleva a cabo desde la coordinación de adultos mayores, a cargo de la profesora María Cecilia Noriega; quien implementó la realización de un censo para recabar todo tipo de información, sobre la situación y los estados de los abuelos.

Aquella, destacó que relevamiento territorial mediante, pudieron observar que, a muchos adultos mayores, les costó inscribirse para ser vacunados; ya que un gran porcentaje de dicha población, del sur de la provincia de Santa Fe, viven solos.

A modo de cierre, bien podemos indicar que si bien la palabra AYUDA, atraviesa y envuelve estructuralmente a la tercera edad, desde siempre; lo ha intensificado esté presente aciago, de una pandemia que interpela segundo a segundo, la empatía que nos debe definir como humanidad.

Comentar Noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba