Policiales

Miles de vecinos acompañaron a la familia de Jesús Fernández asesinado en Gualeguay

Compartir Nota

Miles de vecinos de la ciudad de Gualeguay realizaron anoche una marcha pacífica y acompañaron a la familia de Jesús Fernández, asesinado de siete puñaladas al ser atacado por una patota mientras celebraba Año Nuevo junto a su familia en el Parque Quintana.

Valeria Velardis, la viuda, visiblemente consternada y con las marcas en su rostro de la golpiza que le propinaron los mismos que mataron a su marido, dijo que “quiere justicia” y “no venganza”, y pidió que los autores del homicidio terminen presos.

Abrazada por familiares la mujer leyó un documento que redactó junto a sus seres queridos. “Agradezco en nombre de mis hijos y en nombre de Jesús la presencia de todos ustedes”, y contó que Jesús era “un excelente padre, buen esposo, mi compañero de toda la vida”.

La mujer relató: “Jesús solo quiso compartir con nosotros un momento de alegría y felicidad. Estabamos festejando nuestros 17 años juntos cuando un grupo de malvivientes comenzó a atacarnos sin motivo alguno. Mi hijo de 14 años salvó su vida de milagro. Yo también fui víctima del ataque. Fue agredida. Todo nuestro grupo familiar fue atacado. Ellos salieron a un paseo público con intenciones de masacrar a quien se le cruzara. Y lamentablemente ese fue Jesús”.

En otro párrafo Valeria Velardis le agradeció a la fiscal Ramírez Carboni y al abogado Javier Ronconi porque afirmó que juntos están trabajando para un resultado favorable. “Que sobre los autores recaiga todo el peso de la ley. Pese a nuestro dolor no queremos venganza. Nosotros solo queremos vivir en una sociedad más justa sin este tipo de hechos. Les agradezco a los vecinos y amigos de Jesús”.

Por el homicidio ya hay siete personas a disposición de la Justicia, tres de los cuales tienen 18 años. El resto son menores de edad.

La mujer relató que el homicidio ocurrió durante el Año Nuevo cuando fueron a festejar con Fernández, de 36 años, que cumplían 17 años juntos con sus hijos de 14 años y 6 años, su nuera de 15 y su sobrina de 13 años.

“Tengo un problema en una pierna, me tiro una frazada en el piso para sentarme, Jesús va a hacer pis detrás de unos pajonales y me pega el grito ‘gorda vení, mirá lo que me hicieron’, cuando lo veo ya tenía la remera rajada”, contó.

Según Valeria, su esposo le dijo que “una gurisa lo había agredido y se había enojado porque había hecho pis”, tras lo cual ella salió a buscarla y vio que la chica venía “con una patota de 25 o 30 chicos”.

“Sin decirnos nada, nos recagaron a palos, nos encerraron, a Jesús lo agarraron entre 10 o 12 gurises a pegarle y apuñalarlo con cadenas, cuchillos, varillas, a mí me agarraron entre cuatro chicas y me pegan cuatro o cinco varones, en eso a mi hijo de 14 años también le pegaron dos puñaladas hasta que dos chicos lo ayudaron y logró meterse en el auto”, explicó.

Velardis recordó que unos segundos después pudo pararse con “la cabeza abierta”, ya que tenía “cinco tajos, el ojo y la oreja cortada, una puñalada en el pecho, la cara totalmente desfigurada” y escuchó a Jesús que le gritaba.

“Me dice ‘me pincharon me estoy muriendo, cuidá a los nenes, te amo’ y atiné a girarlo para presionar en el agujero que tenía en la espalda. Él sabía que se moría y lo único que me decía era que cuidara a los nenes”, expresó.

El hecho ocurrió cerca de las 4 de la madrugada del sábado 1° de enero en el parque Intendente Quintana de Gualeguay, adonde la familia Fernández había concurrido para continuar la celebración por el Año Nuevo.

De acuerdo a la investigación, Fernández discutió con un grupo de más de 15 menores de edad, quienes tomaron un arma blanca y le asestaron puñaladas

Comentar Noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba