Campo

El vicepresidente de la Sociedad Rural de Victoria habló sobre su participación el 9J en San Nicolás “es la segunda vez que lloro de emoción en mi vida”

Desde el Boletín Digital institucional de la Sociedad Rural Victoria, dialogaron con el vicepresidente de la actual comisión directiva, Gonzalo Dumont; quien fue partícipe de la Movilización Federal, que se realizara en San Nicolás. Un relato de emociones y sentimientos.

Compartir Nota

Nota publicada en el BOLETÍN DIGITAL SOCIEDAD RURAL VICTORIA

La impresión de un victoriense que participó de la manifestación Preliminarmente asistieron más de 65 mil personas, de todo el país.

Además de lo productivo-económico, hubo pedido unánime por más educación y una justicia independiente. Victoria.

La hora de referencia era las 10:00, por eso desde temprano miles de productores agropecuarios partieron rumbo a San Nicolás, el punto de encuentro era el Kilómetro 228 de la Ruta Nº 9, la consigna era no circunscribir esta movilización a los temas del sector, y en parte esa convocatoria multisectorial se logró.

Pero el paisaje mostraba que esa grieta de la que tanto se ha escrito, necesita de una imagen fuerte para reabrirse, el campo lo sabe, y por eso no dejó librado a la buena de Dios a esta manifestación.

Además de las cuatro entidades que conforman la Comisión de Enlace, las crónicas advirtieron representantes de los distintos rubros afectados por la pandemia, como los gastronómicos, hoteleros, transportistas y comerciantes, entre otros rubros.

La gran consigna fue defender las libertades contempladas en la Constitución Nacional, además de mostrar el descontento hacia la gestión del gobierno nacional.

 Ya desde el jueves se comenzó a enviar imágenes del escenario donde se intentaría mostrar un discurso superador de esa dualidad campo-gobierno. Y esto también se logró, con oradores que fueron desde alumnos, padres, a comerciantes en general, emprendedores Pyme, y claro está productores agropecuarios con responsabilidad dirigencial.

En Victoria, la Sociedad Rural adhirió a esta cruzada, poniendo a disposición algunos vehículos que se sumaron desde la propia comisión directiva, representada en la figura del vicepresidente de la entidad, Gonzalo Dumont con quien Bol

-¿Qué impresión tuviste de la convocatoria?

— “Mirá, creo que lloré dos veces en mi vida al escuchar el himno: una vez frente al Monumento a la Bandera en tiempos de la Resolución 125; la otra fue hoy. Fue realmente emocionante… por la cantidad de gente (se estimó más de 65 mil personas), y por lo que escuché de los oradores”.

— Respecto de los oradores, ¿se amplió la posibilidad más allá del campo?

— “Sí; más allá que cerrara la Mesa de Enlace con la palabra de Jorge Chemes, hablaron desde una alumna de 6º año a maestras y/o representantes de padres, comerciantes, referentes de Pymes y del sector cárnico, ex combatiente de Malvinas, entre otros. Todos en mayor o menor medida pidieron por más educación, mejor justicia, y la consigna de un país donde nuestros hijos no sueñen con irse, entre otras tantas cuestiones que fueron ganando discurso.

— ¿Quién te pareció se expresó de mejor manera, o tuvo más repercusión ante el auditorio? — “Sin dudas el representante de Federación Agraria (Carlos Achetoni), fue claro y contundente a seguir en este camino de lucha por un país mejor para todos”.

Dumont hizo mención a que se evitó, por todos los medios, banderas partidarias, y de las distintas entidades a las que cada grupo representara. Por eso en la mayoría de las imágenes, los únicos colores que se alzaban flameantes al cielo eran los de nuestra enseña patria.

“Las únicas banderas de instituciones estaban en el palco, en el resto del predio, la azul y blanca era otro de los símbolos de esta verdadera fiesta, porque más allá de los discursos, el sentir nacional se vivió de una manera muy emotiva”.

Sobre el final de esta comunicación telefónica que pudimos mantener con el vicepresidente de la Sociedad Rural Victoria, habló de esta epopeya que significó el 9 de Julio para nuestro país, hace ya 205 años, y esta cuestión de “volver a declarar nuestra independencia, de determinadas cuestiones que nos impiden tener un país del que nos enorgullezcamos cada día”.

Más allá de si el campo convocó o fue actor principal, un acto convocante en este contexto de restricciones puede verse como triunfo o derrota, depende quién lo analice. Lo cierto es que donde parece haber un solo relato, ahí está esa masa crítica contestataria para manifestarse: y la mayoría quieren trabajo, educación y justicia. Qué dato para esa agenda de país de la tanto se habla y poco se escribe.

Comentar Noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba