Noticias

En Corrientes los incendios se redujeron un 80%

Compartir Nota


Las precipitaciones de jueves y viernes, la extinción del fuego porque ya no tiene qué quemar y el trabajo de los combatientes en las zonas calientes hicieron posible que se empiece a planificar la retirada de los brigadistas y el comienzo de la reconstrucción de la zona dañada.

La lluvia de jueves y viernes, la extinción del fuego porque ya no tiene qué quemar y el trabajo de los combatientes en las zonas calientes hicieron posible que se empiece a planificar la retirada de los brigadistas y el comienzo de la reconstrucción. Eso sí, el pronóstico tiene que cumplir lo que promete: lluvias desde el martes y hasta el jueves y nuevamente agua el fin de semana.

El mapa satelital con información casi a tiempo real que usan los expertos en la unidad móvil de última generación que trajo desde Lago Puelo, en la Patagonia, el Ministerio de Ambiente de la Nación para monitorear la situación en Corrientes regalaba ayer una imagen muy distinta de la de unos días atrás: los puntos rojos que marcan calor bajaron considerablemente y las columnas de humo fotografiadas desde el espacio son muchas menos que el 23 de febrero.

“Se redujo 80% el fuego. No quiere decir que los incendios estén apagados. Hay que vigilarlos, controlarlos, sobrevolar y ver cómo siguen”, explicó a medios capitalinos, una de las autoridades del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF). Además, por los controles en el campo, saben que quedaron los esteros quemando y no hay forma de verlo con un satélite. ¿Por qué? Porque en estos pantanos, que están secos por la falta de lluvia histórica, el fuego corre bajo tierra quemando las raíces.

Las brigadas de los ejércitos argentino y boliviano, de los Bomberos Forestales de la Policía Federal, de Parques Nacionales y del SNMF seguirán con el trabajo en los focos activos de San Ignacio, San Alonso, San Nicolás, Socorro y el Parque Nacional Mburucuyá, hasta donde voló en helicóptero ayer Infobae y donde, aseguraron los combatientes, el incendio está “controlado”. También hay fuego en Palmar Grande, una zona de esteros, donde los vientos y la sequía hace que todavía exista peligro de “interfase” (fuego forestal que alcanza viviendas).

Una de estas cuadrillas irá también este domingo a El Caimán, un pueblo que ya sufrió tres incendios distintos en los últimos siete días. Allí también parece controlado. “Pero no se puede confiar, el jueves salvamos del fuego a varias casas, lo pudimos detener a 20 metros, le dimos una linda batalla”, aseguró un bombero forestal de la PFA a este medio. Además, brigadas de diferentes puntos del país, coordinadas por el Comité provincial, trabajan en otros puntos de la provincia como Galarza, Caa Cati, Vallejos.

close

Hola 👋
Suscribite a Nuestro Boletín de Noticias.

Comentar Noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba