Noticias

Las exportaciones argentinas más afectadas por la guerra Russia-Ucrania

Compartir Nota


La invasión rusa y la guerra en Ucrania gatillaron fuertes cambios en la geopolítica y la economía mundiales. En el caso argentino, hubo efectos determinados:

1-el aumento del precio internacional de las principales materias primas agrícolas amortiguó el impacto de la sequía que afectó la campaña 2021/22,

2-el de los hidrocarburos expuso la fragilidad de la situación energética

3-El golpe a producciones regionales de las que Rusia y, en menor medida, Ucrania y Bielorrusia, son clientes de peso.“Nada menos que 20% de los limones y 38% de las mandarinas argentinas van a Rusia y no es posible redireccionar esa mercadería, porque hace dos años no se abre ningún mercado. Por falta de voluntad política; hay un montón de negociaciones sanitarias y comerciales que están en el limbo”, dijo en declaraciones a medios capitalinos, Jorge Amigo, gerente general de Federcitrus, la federación que agrupa a las distintas cámaras citrícolas del país, en un reciente foro organizado por la Fundación Alem, vinculada a la UCR.

Si bien los sucesivos embargos a Moscú excluyeron el comercio de alimentos y medicinas, la exclusión de Rusia del Swift (sistema de mensajes interbancarios por el que circula el grueso de los pagos internacionales), y las complicaciones logísticas, con las grandes navieras y/o sus gobiernos plegándose al cerco comercial y financiero, complicaron el envío y cobro de mercadería. Encima, claro está, de las trabas internas.. “Lo que se le está pidiendo ahora al gobierno nacional, ya que sobre las navieras no puede, es que actúe sobre las terminales portuarias, para recortar las moras en aduana, por trámites y requerimientos de la AFIP”, explicó Amigo.

“Se carga en pallets y va en bodega; en términos de seguridad fitosanitaria lo ideal es mandar en contenedores refrigerados, pero para viajes de menos de 30 días es una solución correcta, aunque no sirve para llegar a China o los mercados del sudeste asiático”, explicó Caprarulo.

Al tratarse de mercadería perecedera, el trayecto recorta los tiempos de logística y comercialización en destino, pero los rusos están ansiosos por la fruta argentina, que pagan bien, al punto de absorber costos de flete que en el último año se duplicaron en dólares. Ayudó la impensada evolución del rublo, que tras caer abruptamente al inicio del conflicto bélico y las sanciones se revaluó y cotiza hoy mejor que antes de la invasión rusa a Ucrania, incluso contra el dólar. Otro empujoncito a favor fue que Moscú eliminó los aranceles a la importación. El día de la primera carga por Baltic, en la que también se enviaron limones y peras, “el buque parecía una verdulería”, destacó Caprarulo.

Adonde ya no va mercadería es a Odesa, ciudad-puerto ucraniana vejada por la agresión rusa que concentraba los envíos a la Comunidad Económica Euroasiática (Rusia y países limítrofes). En cualquier caso, las exportaciones a Rusia “son muy conversadas”, dijo Santiago Caprarulo. Ante la incertidumbre sobre el arribo y cobro de la mercadería no se carga sin pago total o parcial por adelantado.

La exclusión de Rusia del Swift complicó las operaciones, pero igual se están pudiendo hacer. “Los rusos no quieren quedar desabastecidos y el sector frutícola argentino está acostumbrado al riesgo”, explicó Caprarulo, camino a una reunión con Jorge Argüello, embajador argentino en EEUU, y el gobernador entrerriano, Gustavo Bordet, para que los cítricos argentinos puedan ingresar, contraestación, al mercado norteamericano. Allí el desafío es otro: superar la resistencia de los lobbies de California y Florida, principales estados citrícolas de EEUU.

Jorge Thefs, gerente de Productores Argentinos Integrados (PAI), brazo exportador de la producción de peras y manzanas de Río Negro y Neuquén, precisó que entre las dos provincias producen 1,1 millones de toneladas de peras y manzanas. En el caso de la manzana, 12% de las exportaciones tienen a Rusia como destino, y 24% en el de la pera.

Nada menos que 70% de las peras que se consumen en Rusia llegan de la Argentina, dijo Thefs: Y la ventas de ambas frutas al mercado ruso arrima unos USD 65 millones al año, suma importantísima para la economía del Comahue.

Hasta febrero, la exportación salía, normalmente, por el puerto de San Antonio Oeste, tocaba primero el puerto de Santos (Brasil), donde abordaba un “buque-madre”, y llegaba a Rusia previo trasbordo en Rotterdam (Holanda) o Bremen (Alemania). El 24 de febrero, día de la invasión rusa, ya se habían enviado 4 cargas, pero tras el inicio de la guerra y las sanciones, las navieras Maersk y Hamburg Sud tomaron la decisión de no ir a Rusia, aunque alimentos y medicinas no estaban bloqueados.

Unos 450 contenedores de peras y manzanas quedaron sin destino cierto en alta mar. “Nos pedían que los redireccionemos, pero era muy difícil, por el volumen y la calidad que va al mercado ruso”, dijo Thefs. Gracias a una larga negociación que involucró también a la embajada argentina en Dinamarca (Maersk es danesa), los exportadores lograron que se hiciese el trasbordo y las peras y manzanas llegaron a San Petersburgo tras 60 días de navegación, casi una odisea, recompensada con “precios muy satisfactorios”.

Hacia adelante “la cosa se complicó”, prosiguió Thefs. El mercado ruso seguía pidiendo esas frutas, pero durante marzo no se pudo enviar nada. A partir de abril, peras y manzanas emprendieron una nueva odisea, esta vez por tierra, para salir ya no de San Antonio Oeste, en Río Negro, a menos de 400 kilómetros del Valle, sino desde Campana, a unos 1.100 kilómetros, para hacerle compañía a las mandarinas, naranjas y pomelos del NEA y a los limones de Tucumán en el buque verdulero de Baltic que refirió Caprarulo, y a través de una naviera suiza.


Si la exportación argentina pudo salvar la ropa fue porque Sudáfrica (principal competidor en peras) tardó en reaccionar y Chile (principal competidor en manzanas) también enfrenta dificultades logísticas para llegar a Rusia. “Seguimos cargando mercadería, porque no hay alternativa al mercado ruso, pero la situación es frágil”, dijo Jorge Thefs, que también mencionó le eliminación del derecho de importación de 3,75% que Moscú aplicaba sobre peras y manzanas.

Sudáfrica (principal competidor en peras) tardó en reaccionar y Chile (principal competidor en manzanas) también enfrenta dificultades logísticas.

Pero es improbable que Sudáfrica no reaccione. Su presidente, Cyril Ramaphosa, es crítico de las sanciones y quiere recuperar el mercado ruso, que fue hasta 2021 el segundo más importante para la exportación de peras y manzanas y el cuarto de cítricos sudafricanos. Al menos eso sugieren el reciente arribo del carguero ruso Vasiliv Golovnin, al puerto de Ciudad del Cabo y noticias de una negociación de Sudáfrica para comprar USD 2.000 millones de gas a Gazprom, la principal productora rusa.

Mientras tanto, la situación de los productores de peras y manzanas del Alto Valle se deteriora. El martes, productores neuquinos y rionegrinos realizaron realizaron un tractorazo por las rutas del Comahue reclamando la falta de precio para su producción y advirtiendo las pérdidas por la suba costos, la fuerte presión impositiva, las intimaciones de la AFIP y la imposibilidad de afrontar el pago de servicios de luz y gas con aumentos de hasta el 100% interanual.

El cambio en la geopolítica mundial, que podría ir de la globalización a la regionalización y del offshoring al friendshoring (esto es, de invertir en donde sea más rentable a hacerlo en donde sea más amigable) trasciende la coyuntura.

“Aunque la guerra termine, es un cambio estructural; las principales navieras han levantado sus inversiones en Rusia (terminales, frío, personal); la oficina de la principal armadora de contenedores, de 80 personas dejó solo 20 y nos dijo que quiere dejar el mercado ruso, que es solo el 3% de sus ventas”, contó el gerente de PAI. Un segmento, recordó, que la Argentina venía desarrollando desde 1998, con participación directa de los supermercados.

Un informe de PwC, reportado por Infobae, había advertido cómo la invasión de Rusia a Ucrania afecta también la exportación de manteca de Córdoba y la de pescados y mariscos de Chubut, precisando el panorama de las provincias argentinas más afectadas por el conflicto bélico.

Pero de lejos la principal preocupación es cómo harán las frutas argentinas para seguir llegando al mercado que más las aprecia.

(Con información de Infobae)

close

Hola 👋
Suscribite a Nuestro Boletín de Noticias.

Comentar Noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba