Algo más

«El nombre de VICTORIA, se lo puso el Gobernador Juan León Sola, por la VICTORIA de los federales sobre los unitarios»…VICTORIA 212 años de vida

Una jornada especial se vive hoy 13 de mayo en el sur entrerriano…Victoria cumple 212 años de vida. Desde ENTRERIOSNOTICIAS.AR, dialogamos con la ex profesora de Historia, Susana Sobrero.

Compartir Nota

Hilda Sosa WWW.ENTRERIOSNOTICIAS.AR

Más de doscientos años de historia, enmarcan la vida de Las Siete Colinas, donde el oratorio, hoy casa basilical, fue el epicentro, de las personas de aquella época, con Don Salvador Joaquín de Ezpeleta a la cabeza, que bregaban, por una organización administrativa; efectivizando aquel objetivo, el 13 de mayo de 1810.

Doscientos doce años caminados entre «matanzas» y «renacimientos», que hoy se reflejan en un crecimiento vasto y sostenido en el tiempo.

Para hablar de esta fecha tan cara al sentimiento del sur entrerriano, desde ENTRERIOSNOTICIAS.AR, dialogamos con la profesora de Historia, Susana Sobrero, quien a pesar de estar hoy fuera de las aulas, supo recorrer con su sapienza, los años victorienses, desde aquellos sangrientos días, allá por 1750, que dieron lugar a lo que hoy se conoce como el Cerro de la Matanza; hasta llegar a un día como hoy, pero 212 años atrás.

«Se toma como fundación administrativa, ya que después de la expulsión indígena, deja de ser dispersa, para nuclearse alrededor del oratorio», indicó la ex docente; destacando que en los albores de aquella organización, en la costa del Paraná entrerriana, se encontraban los indios chanás timbúes, en tanto que en la del Uruguay, los charrúas, conocidos por su belicosidad.

Párrafo aparte, dedicó a Don Salvador Joaquín de Ezpeleta (1765-1835), comerciante afincado en Paraná, que venía recurrentemente a Victoria, por sus trabajos en la piedra caliza; siendo con el tiempo, un gran protagonista de los albores victorienses; asentando incluso, en la idiosincracia local, la advocación mariana vasca, de Nuestra Señora de Aránzazu, estructura y pilar de la religiosidad del entonces Oratorio, hoy Basílica.

En su relato, comentó que el actual nombre de Victoria, habría sido puesto, por el entonces gobernador Juan León Sola, «se supone que él fue quien lo determinó así, recordando en esa palabra, la victoria de las tropas federales sobre las unitarias , ya que él adhería a la causa federal».

Para sellar su alocución, Sobrero, no escatimó en halagos, para las figuras de aquellos nombres, que trabajaron por nuestro presente «con historia», «son patriotas, porque fueron agudos al momento de tomar decisiones, en el momento que había que hacerlo». (VIDEO)

Sobre Victoria

En 1750 una expedición militar española al mando del teniente de gobernador de la ciudad de Santa Fe, Francisco Antonio de Vera y Mujica, mató una gran cantidad de indígenas en la zona este lugar, por lo que desde entonces fue conocido como Cerro de la Matanza. Nombre que es mencionado por el obispo Sebastián Malvar y Pinto en documentos de 1779.

En 1806 los vecinos solicitaron la edificación de un oratorio y en 1808 encargaron a Joaquín Salvador Ezpeleta su tramitación:

Los abajo firmantes, vecinos y moradores de los Partidos de La Matanza y Pajonal y de Laguna, Chilcas y Manantiales y Ceibas hemos convenido y convenimos en que se levante y se edifique a nuestra costa una Capilla u Oratorio enfrente del Puerto de La Matanza a una distancia de un cuarto de legua (…) hemos creído oportuno conferir todas nuestras facultades y poder especial bastante cual de dicho se requiere y es necesario para más valer a Don Salvador Joaquín de Ezpeleta nuestro convecino (…)
Poder otorgado por los vecinos a Ezpeleta para gestionar la fundación del Oratorio.

En 1808 fue nombrado por el cabildo de Santa Fe el primer juez pedáneo del pago de La Matanza, Juan Bentura Zapata.

El 13 de mayo de 1810 se creó en La Matanza un oratorio dedicado a Nuestra Señora de Aránzazu, a petición de Ezpeleta.

En torno del oratorio surgió espontáneamente un poblado. En 1820 Francisco Ramírez nombró al primer comandante militar del pueblo, José Albarenque y Antunes, junto con un receptor de rentas, Ramón Pereyra. Se creó además la primera escuela.

En 1822 la provincia fue dividida en departamentos, quedando La Matanza dentro del Departamento Subalterno N.º 3 del 1.° Departamento Principal del Paraná. Albarenque y Antunes asumió como primer alcalde mayor de hermandad de La Matanza, dependiente del alcalde mayor de Nogoyá.

El 26 de agosto de 1826 una ley del Congreso provincial, sancionada a propuesta de Justo José de Urquiza, elevó el pueblo al rango de villa. En 1829 el gobernador de Entre Ríos, Juan León Sola, cambió el nombre Matanza por el de Victoria.

close

Hola 👋
Suscribite a Nuestro Boletín de Noticias.

Comentar Noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba