Política

La tensa relación entre el gobernador correntino y el ministro de Medio Ambiente, que podría apurar la salida de éste

Compartir Nota

Pareciera ser que la política no sabe de emergencias ni desastres naturales. Así quedaría demostrado en caso de confirmarse un dato revelado este lunes por el gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés, integrante de Juntos por el Cambio.

El mandatario de la provincia que se encuentra asediada por los incendios aseguró que en medio de la emergencia el ministro de Ambiente, Juan Cabandié, lo llamó para quejarse por las críticas del ex Presidente:

Amén de aquello y detrás de los agradecimientos oficiales por el envío de fondos, helicópteros, brigadistas y material para combatir el fuego, hay una clima de extrema tensión marcado por el vínculo entre el gobernador correntino y el ministro de Medio Ambiente, Juan Cabandié.

La relación entre ambos está cortada. Aunque ayer hayan tenido una mínima comunicación telefónica para intentar coordinar las acciones en la lucha contra el brutal incendio. Fue de pocos minutos y no sirvió para aflojar el malestar reinante.

Valdés está indignado con Cabandié. No le interesa hablar con él porque cree que no podrá llegar a buen puerto en ninguna de sus comunicaciones. Prefiere no tenerlo como interlocutor. Le cayó muy mal la acusación que hizo el ministro al gobierno de Corrientes al asegurar que el gobierno nacional había ofrecido ayuda en enero y que la provincia no la había aceptado.

Cabandié culpó al gobierno correntino de no haber pedido ayuda a tiempo. Los trató de negligentes. Valdés lo desmintió. Y entonces el contrapunto político empezó a tomar volumen mientras las llamas arrasaban con miles de hectáreas cada día.

“Ofrecimos recursos el 23 de enero y pidieron ayuda el 5 de febrero”, había dicho durante una entrevista, en la provincia lo desmienten.

“El gobierno provincial viene alertando desde el mes de noviembre sobre el impacto de la sequía, la baja del río y el riesgo de incendios que generaban las altas temperaturas”, indicaron desde el Poder Ejecutivo correntino.

Los cortocircuitos siguieron. Y Valdés se enojó sin retorno. “Son todas injurias y calumnias. Es todo cuento lo que dice. Son de cuarta. No sé que le pasa. No sé si es porque soy de Juntos por el Cambio o por qué”, se quejó ayer por la tarde frente a sus colaboradores más cercanos cuando el ministro había desaparecido de la acción. No lo quiere cerca.

En el gobierno correntino hay un enojo superlativo con Cabandié. “No responde a una estrategia general, miente descaradamente y es un soberbio que no sabe nada”, describió con contundencia un funcionario muy cercano a Valdés. Y cerró: “Hay mucha bronca con este pibe”.

Fue una semana atrás, a través de su cuenta de Twitter, cuando sostuvo Cabandié: “Corrientes es una provincia ganadera y forestal muy importante para el país. La mayoría de esos productores están afectados por las quemas para renovar pasturas de unos pocos. Producen daños irreparables afectando al conjunto del sector productivo”.

El Jefe de Estado le recomendó a su ministro no ir a Corrientes el fin de semana. No cree que el clima político esté dado para su desembarco después de responsabilizar por el tamaño de los incendios a los productores y el gobierno provincia.

Por eso Fernández decidió enviar al ministro de Agricultura, Julián Domínguez, que fue bien recibido en la provincia del litoral. “Con él si se puede trabajar”, definieron, en detrimento del titular de Medio Ambiente.

Según se dice, en la Casa Rosada proyectan la salida del ministro una vez que el caos de estos días quede en el pasado; en su lugar podría ir Cecilia Nicolini, la flamante Secretaria de Cambio Climático, que se convirtió a lo largo de la pandemia en una funcionaria de confianza del Jefe de Estado.

Valdés es socorrido por la gran mayoría de las provincias del país. Los gobernadores envían bomberos, aviones, camiones hidrantes. Todo lo que se pueda para frenar el desastre. Uno de los proveedores de urgencia fue Axel Kicillof, que también envió al ministro de Seguridad, Sergio Berni, para ayudar en el operativo.

El mandatario correntino celebró su llegada y en su gobierno dejaron en claro que más allá de las diferencias ideológicas que pueden tener con el funcionario bonaerense, “es un hombre organizado, con voz de mando y con ganas de colaborar”. Lo definieron con una pisca de ironía: “Se le pueden criticar muchas cosas a Berni, pero al lado de Cabandié, es Dios”.

En el gobierno radical no quieren polemizar con la Casa Rosada, pero reconocen que la ayuda llegó cuando “las papas ya estaban quemadas”. Es decir, tarde. Pero llegó. En las últimas horas se enviaron brigadistas, maquinaria pesada, helicópteros y aviones hidrantes. En tanto, el Ejército y la Fuerza Aérea aportaron un avión, un helicóptero, equipos de radio y satelitales, remolques, cisternas para transportar agua y piletones para acopiarla.

El Vicejefe de Gabinete, Jorge Neme, acompañó a Domínguez en la recorrida que encabezó el ministro. Allí dijo que “la provincia de Corrientes ha recibido un Anticipo del Tesoro Nacional, un financiamiento especial de emergencia del Ministerio de Agricultura” y resaltó que “está en trámite otro anticipo del Tesoro”.

“El Estado nacional se está moviendo muy rápidamente en la asistencia del gobierno correntino”, sostuvo.Desde Balcarce 50 enviaron ayuda, pero sobreactuaron la preocupación presidencial. “El Presidente habla todos los días con el gobernador correntino”, señalaron desde su entorno. Valdés asegura que solo habló una vez. Fue el viernes y Fernández se comprometió a ayudarlo para levantar el sistema productivo después de semejante desastre.

Según datos aportados por autoridades nacionales y provinciales, se quemaron cerca de 800.000 hectáreas. lo que generó pérdidas económicas cercanas a los 20.000 millones de pesos. La situación es crítica.

close

Hola 👋
Suscribite a Nuestro Boletín de Noticias.

Comentar Noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba