Internacionales

Rusia intensifica la campaña de censura y presiona a Google, Apple, Tik Tok…

Compartir Nota


Google, Apple y otras empresas fueron advertidas de que deben cumplir una nueva ley, lo que las haría más vulnerables a las exigencias de censura del Kremlin

Mientras Rusia ataca a Ucrania, las autoridades de Moscú intensifican una campaña de censura en su país presionando a algunas de las mayores empresas tecnológicas del mundo.

La semana pasada, las autoridades rusas advirtieron a Google, Meta, Apple, Twitter y TikTok, entre otras, que tenían hasta finales de este mes para cumplir con una nueva ley que les obliga a crear entidades legales en el país. La llamada ley de aterrizaje hace que las empresas y sus empleados sean más vulnerables al sistema legal de Rusia y a las exigencias de los censores del gobierno, dijeron expertos legales y grupos de la sociedad civil.

Las medidas forman parte de una campaña de presión rusa contra las empresas tecnológicas extranjeras. Con la perspectiva de multas, detenciones y el bloqueo o la ralentización de los servicios de Internet, las autoridades están presionando a las empresas para que censuren el material desfavorable en línea, mientras mantienen los medios de comunicación pro-Kremlin sin filtrar.

Apple, TikTok y Spotify han cumplido con la ley de aterrizaje, según el regulador ruso de Internet, Roskomnadzor, y Google ha tomado medidas para hacerlo también. Twitch y Telegram no lo han hecho. Meta, la matriz de Facebook, y Twitter han cumplido con algunas partes de la ley, pero no con otras.

La situación pone a las empresas tecnológicas en un aprieto, atrapadas entre su apoyo público a la libertad de expresión y la privacidad y su trabajo en países con líderes autoritarios. Esto les ha obligado a sopesar la conveniencia de que sus servicios estén disponibles en Rusia o de abandonarla.

Cada vez más, las empresas se enfrentan a la presión de funcionarios ucranianos y legisladores estadounidenses para que limiten su participación en Rusia. El viceprimer ministro ucraniano dijo el viernes que había pedido a Apple que bloqueara su App Store a los rusos. El senador Mark Warner, demócrata de Virginia, envió una carta a Meta, Reddit, Telegram y otros, instándoles a no dejar que las entidades rusas utilicen sus plataformas para sembrar la confusión sobre la guerra.

Este tipo de demandas están surgiendo en todo el mundo. Los problemas de censura que antes quedaban aislados en China, que alberga la que quizá sea la Internet más restrictiva del mundo, se han extendido a Rusia, Turquía, Bielorrusia, Myanmar y otros países, a medida que algunos de ellos intentan construir una web más controlada.

Para Rusia, censurar Internet no es fácil. Mientras que China ha construido una serie de filtros conocidos como el Gran Cortafuegos en torno a su Internet, la Internet rusa es más abierta, y las plataformas tecnológicas estadounidenses se utilizan ampliamente en el país. Para cambiar esto, el gobierno ruso ha creado nuevos métodos técnicos para bloquear contenidos, que utilizó el año pasado para limitar el acceso a Twitter.

Ahora se espera que Rusia aumente la presión sobre las empresas tecnológicas, ya que las autoridades intentan controlar la información que se difunde sobre la guerra en Ucrania. Los rusos han utilizado Facebook, Instagram y otras redes sociales extranjeras para criticar el conflicto, lo que hace temer que se tomen medidas drásticas contra las plataformas.

El viernes, Roskomnadzor dijo que iba a restringir el acceso a Facebook ralentizando el tráfico. El regulador dijo que la red social había interferido con varios medios de comunicación pro-Kremlin.

Nick Clegg, máximo responsable de la política de Meta, dijo que la empresa se había negado a las exigencias rusas de detener la comprobación independiente de los hechos de las publicaciones de cuatro organizaciones de medios de comunicación de propiedad estatal. Hasta el viernes por la noche en Rusia no había indicios de que se hubiera interrumpido el acceso a Facebook. La compañía dijo más tarde que prohibiría a los medios de comunicación estatales rusos publicar anuncios en la red social.

Esta medida “es un intento del gobierno ruso de aumentar el control sobre estas empresas y el contenido en línea en Rusia”, dijo Pavel Chikov, un abogado de derechos humanos en Rusia que se especializa en casos de censura. “El gobierno ruso les empujará, paso a paso, a seguir por este camino”.

Meta dijo que, aunque estaba tomando medidas para cumplir con la nueva ley de aterrizaje, no había cambiado la forma en que revisaba las demandas del gobierno para retirar contenidos. “Como muchas otras empresas, estamos tomando medidas para establecer un canal formal para comunicarnos con las autoridades estatales rusas dentro del ámbito de la ley cuando se nos solicite”, dijo un portavoz.

Apple, Google y Twitter declinaron hacer comentarios sobre la ley. Twitter dijo el viernes que estaba pausando los anuncios en Ucrania y Rusia y que estaba monitoreando la desinformación sobre la guerra. TikTok, Telegram, Spotify y el resto de empresas afectadas no respondieron a las peticiones de comentarios.

Las empresas y organizaciones occidentales están empezando a resolver sus vínculos con Rusia a la luz de las sanciones destinadas a aislar económicamente al país. Las empresas energéticas están lidiando con la posibilidad de que se reduzca el suministro de petróleo y gas natural. Los productores de alimentos se enfrentan a una posible escasez de trigo ruso y ucraniano. Incluso los clubes de fútbol europeos han abandonado el patrocinio de empresas rusas, y un importante partido del campeonato se ha trasladado de San Petersburgo a París.

La situación es especialmente delicada para las empresas tecnológicas. Apple y Google controlan el software de casi todos los teléfonos inteligentes en Rusia y tienen empleados allí. YouTube, Instagram y TikTok son sitios populares que se utilizan para obtener información fuera de los medios estatales. Telegram, la aplicación de mensajería que comenzó en Rusia y que ahora tiene su sede legal en Londres tras las disputas con el gobierno, es una de las herramientas de comunicación más populares del país.

La nueva ley de aterrizaje es un movimiento del Kremlin para contrarrestar los intentos de las empresas tecnológicas de minimizar su presencia física en Rusia. La ley, que entró en vigor el 1 de enero, exige que los sitios web y las plataformas de medios sociales extranjeros que tengan más de 500.000 usuarios diarios se registren como entidades jurídicas en el país, con un responsable local. También obliga a las empresas a registrar una cuenta en Roskomnadzor y a crear un formulario electrónico para que los ciudadanos rusos o las autoridades gubernamentales puedan ponerse en contacto con las empresas para presentar quejas.

El establecimiento de una mayor presencia local hace que las empresas sean vulnerables a la intimidación por parte del gobierno, han advertido grupos de derechos humanos y de la sociedad civil. El año pasado, las autoridades rusas amenazaron con detener a empleados de Google y Apple para obligarles a retirar una aplicación creada por partidarios de Aleksei A. Navalny, el líder de la oposición rusa encarcelado.

“Al gobierno ruso le gustaría tener embajadas de esas empresas en Rusia”, dijo Aleksandr Litreev, que trabajó con Navalny y es el director ejecutivo de Solar Labs, un fabricante de software para eludir la censura en línea. “Les gustaría tener una forma de tirar de la palanca para manipular la información y cómo se difunde por Internet”.

En noviembre, el gobierno enumeró 13 empresas que deben cumplir la nueva ley de aterrizaje: Meta, Twitter, TikTok, Likeme, Pinterest, Viber, Telegram, Discord, Zoom, Apple, Google, Spotify y Twitch.

Mientras que Apple, Google, Spotify y TikTok han tomado medidas para cumplir con todos los requisitos principales, incluida la creación de una entidad legal local, Telegram, Twitch, Discord y Pinterest no habían cumplido ninguno hasta el viernes, según Roskomnadzor. Twitter, Meta y Zoom habían registrado un representante ante el regulador para acelerar la comunicación, pero no habían establecido una entidad legal rusa.

El 16 de febrero, un funcionario de Roskomnadzor dijo que las empresas que no cumplieran antes de finales de mes se enfrentarían a sanciones. Además de las multas y los posibles cierres o ralentizaciones, las sanciones podrían interrumpir la venta de anuncios, el funcionamiento de los motores de búsqueda, la recogida de datos y los pagos, según la ley.

“Para aquellas empresas que no hayan iniciado el procedimiento de ‘aterrizaje’, consideraremos la cuestión de aplicar medidas antes de que finalice este mes”, dijo Vadim Subbotin, subdirector de Roskomnadzor, en el Parlamento ruso, según los medios de comunicación rusos.

Los grupos de defensa de los derechos humanos y de la libertad de expresión se mostraron decepcionados por el hecho de que algunas de las empresas tecnológicas, a menudo consideradas en Rusia como menos comprometidas con el gobierno, cumplieran la ley sin protestar públicamente.

“El motivo oculto detrás de la adopción de la ley de aterrizaje es crear una base legal para una amplia censura en línea, silenciando las voces de la oposición restantes y amenazando la libertad de expresión en línea”, dijo Joanna Szymanska, una experta en los esfuerzos de censura en Internet de Rusia en Artículo 19, un grupo de la sociedad civil con sede en Londres.

Chikov, que ha representado a empresas como Telegram en casos contra el gobierno ruso, dijo que se reunió con Facebook el año pasado para discutir sus políticas sobre Rusia. Los ejecutivos de Facebook pidieron consejo sobre si debían retirarse de Rusia, dijo, incluyendo el corte del acceso a Facebook e Instagram. En cambio, la empresa cumplió con las leyes.

Chikov instó a las empresas tecnológicas a que se manifiesten en contra de las exigencias rusas, incluso si esto da lugar a una prohibición, para sentar un precedente más amplio sobre la lucha contra la censura.

“Ha habido momentos en los que las grandes empresas tecnológicas han sido líderes no sólo en tecnología, sino también en libertades civiles y libertad de expresión y privacidad”, dijo. “Ahora se comportan más como grandes empresas transnacionales que aseguran sus intereses comerciales”.

The New York Times- Por Adam Satariano

close

Hola 👋
Suscribite a Nuestro Boletín de Noticias.

Comentar Noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba